En febrero de 2002 la Santa Sede  otorga a la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Palencia un "Lignum Crucis" (trozo auténtico de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo). Hasta ese momento la tradición decía que en la Cruz que se procesionaba y que se venera en la Iglesia de San Pablo existía un pequeño trozo de la Santa Cruz, pero el empeño de algunos cofrades en tener la garantía absoluta de que eso fuera así se convirtió en la solicitud formal a la Santa Sede para la obtención de un "Lignun Crucis" algo que se hizo realidad a principios de febrero de 2002.

El día de Jueves Santo, procesiona por las calles de Palencia el Lignum Crucis en el trono de la Cruz que portan nuestros cofrades a hombros.

El tres de mayo en la fiesta de la Invención de la Santa Cruz y después de la Santa Misa que se celebra por la tarde en la Iglesia de San Pablo se lleva a cabo la adoración del relicario con el Lignum Crucis por todos los fieles asistentes.